Trastorno por acaparamiento

Trastorno por acaparamiento

El Trastorno por acaparamiento (llamado equivocadamente, a veces, Síndrome de Diógenes en España) es un problema que en sus casos más desarrollados constituye un serio reto para los profesionales sociosanitarios que no solemos tener entrenamiento suficiente para abordarlo.

Los servicios sociales de la ciudad americana de Falmouth (no lejos de New York) presentan un resumen bastante coincidente con las mejores pero largas guías sobre este problema.

Lo que sigue es la traducción completa de dicho resumen y después los enlaces a las guías principales sobre el tema:

Acaparamiento

¿Qué es el acaparamiento compulsivo?

En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5) de 2013, publicado por la Asociación Americana de Psiquiatría, se establece que el Trastorno de Acumulación está presente cuando se cumplen los siguientes criterios:


1. Dificultades persistentes para desechar o separarse de las posesiones, independientemente de su valor real. (Dificultad para descartar)


2. Esta dificultad se debe a una necesidad percibida de guardar los artículos y la angustia asociados con descartarlos. (Fuertes impulsos para conservar las cosas)


3. Los síntomas resultan en la acumulación de posesiones que congestionan y desordenan las áreas de la vida activa y comprometen sustancialmente su uso. (Desorden excesivo)


4. El acaparamiento provoca una afección o deterioro clínicamente significativo en las áreas sociales, ocupacionales u otras áreas importantes de funcionamiento. (Distress o deterioro del funcionamiento, reducción de la calidad de vida.)

¿Cuáles son los signos de acaparamiento compulsivo?

• Dificultad para deshacerse o deshacerse de las cosas

• Un gran desorden en el trabajo, en el hogar, en el automóvil o en otros espacios (por ejemplo, unidades de almacenamiento) que dificulta el uso de muebles o electrodomésticos o el moverse fácilmente

• Perder artículos importantes como dinero o facturas en el desorden

• Sentirse abrumado por el volumen de posesiones que han “tomado el control” de la casa o el espacio de trabajo

• Adquirir compulsivamente artículos gratuitos, como folletos publicitarios o sobres de azúcar de restaurantes,

• Comprar objetos porque son una “ganga” o para “almacenar” en casa

• Evitar invitar a familiares o amigos a la casa por vergüenza o miedo a sentirse humillado

• Se niega a dejar a trabajadores en el hogar para hacer reparaciones

¿Cuáles son las características del acaparamiento?

• Dificultad para organizar las posesiones

• Sensaciones positivas inusualmente fuertes (alegría, alegría) al adquirir artículos

• Fuertes sentimientos negativos (culpa, miedo, ira) al considerar desechar artículos

• Fuertes creencias de que los artículos son “valiosos” o “útiles”, incluso cuando otras personas no los quieren

• Sentirse responsable de los objetos y, a veces, pensar en los objetos inanimados como si tuvieran sentimientos

• Negación de un problema incluso cuando el desorden o la adquisición interfieren claramente en la vida de una persona

¿Quién lucha con el acaparamiento?

Los comportamientos de acaparamiento pueden comenzar tan pronto como los años de la adolescencia, aunque la edad media de una persona que busca tratamiento para acaparamiento es de unos 50. Los acaparadores a menudo soportan una lucha de por vida con el acaparamiento. Tienden a vivir solos y pueden tener otro miembro de la familia con el mismo problema. Parece probable que están presentes en 2 a 5% de la población graves problemas de acaparamiento.

¿Están relacionados el acaparamiento y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)?

El acaparamiento compulsivo se consideraba comúnmente como un tipo de trastorno obsesivo compulsivo. Algunos estiman que 19 a 25% de las personas con TOC también tienen acaparamiento compulsivo. Investigaciones recientes sugieren que el 17% de las personas con acaparamiento compulsivo no tienen síntomas de TOC con acaparamiento. El acaparamiento compulsivo también se considera una característica del trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad y puede desarrollarse junto con otras enfermedades mentales, como la demencia y la esquizofrenia.

 

¿Se puede tratar el acaparamiento compulsivo?

Sí, el acaparamiento compulsivo puede ser tratado. Lamentablemente, no ha respondido bien a los tratamientos tradicionales que funcionan para el TOC. Las estrategias para tratar el acaparamiento incluyen:

• Pensamientos y creencias desafiantes sobre la necesidad de guardar objetos y sobre recoger cosas nuevas

• Reducción de la adquisición mediante la práctica de la restricción con salidas de casa que no son de compra o adquisición

• Desechar y reciclar el desorden: practicar la eliminación del desorden, primero con la ayuda de un clínico o entrenador y luego independientemente

• Encontrar y unirse a un grupo de apoyo o unirse a un entrenador para ordenar y reducir el desorden

• Comprender que las recaídas pueden ocurrir y desarrollar estrategias para prevenir futuras adquisiciones y desorden

¿No se puede resolver el acaparamiento compulsivo simplemente limpiando la casa?

Los intentos de “limpiar” los hogares de las personas que acaparan sin tratar el problema subyacente suelen fallar. Familias y agencias de la comunidad pueden pasar muchas horas y miles de dólares limpiando una casa sólo para encontrar que el problema se repite, a menudo dentro de sólo unos meses. Las personas con acaparamiento cuyas casas se limpian sin su consentimiento a menudo experimentan una angustia extrema y pueden llegar a apegarse más a sus posesiones. Esto puede conducir a una fuerte reticencia a dejar que otros les ayuden en el futuro.

¿Cómo tengo una conversación con mi amigo o miembro de la familia que está listo para hablar de acaparamiento?

Cuando una persona muestra voluntad de hablar sobre un problema de acumulación, considere las siguientes pautas:

• El respeto. Reconocer que la persona tiene el derecho de tomar sus propias decisiones y a su propio ritmo.

. Empatía. Entender que todo el mundo tiene un grado de apego a sus pertenencias. Trate de entender la importancia de sus artículos para ellos.

• Alentar. Ayude a generar ideas para que su hogar sea más seguro, como mover el desorden de entradas y salones.

• Colaborar. No discuta sobre si mantener o descartar un artículo; En su lugar, averigüe lo que ayudará a motivar a la persona a descarta u organizarse.

• Reflejar. Ayude a la persona a reconocer que el atesoramiento interfiere con los objetivos o valores que la persona puede sostener. Por ejemplo, al descomprimir el hogar, una persona puede organizar reuniones sociales y establecer una vida social más rica.

• Preguntar. Para establecer y fomentar la confianza, nunca tirar nada sin pedir permiso.


Más información

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s