Las pulseras fitness, seguidoras de actividad, no funcionan

Un seguidor de actividad (Activity Tracker, por su nombre en inglés) es un dispositivo o aplicación para monitorear y dar seguimiento a los datos relacionados con la forma física, tales como la distancia caminada o corrida, consumo de calorías y en algunos casos ritmo cardíaco y calidad de sueño. El término es principalmente empleado para dispositivos electrónicos de monitoreo que están sincronizados, en muchos casos inalámbricamente a una computadora o a un teléfono inteligente para el seguimiento de datos a largo plazo. También hay aplicaciones independientes de Faceebook y teléfonos inteligentes.

El 3 de diciembre de 2016 se publicó en American HealthScare un comentario a un estudio que mostró que las pulseras fitness, seguidores de actividad, no funcionan:

 

 

 

Esto no debería ser una sorpresa para la mayoría de los lectores de American HealthScare, pero dos estudios recientes encontraron que las pulseras seguidoras de actividad no mejoraron los resultados.

Uno era un estudio comparando 4 incentivos para aumentar la actividad física: Seguidor de actividad Fitbit Zap, seguidor más incentivos no económicos, seguidor más incentivos económicos, y un grupo de control. Después de 6 meses, el seguidor más incentivos mostraron más actividad física. El seguidor por sí solo no era diferente del grupo de control. A los 12 meses cuando cesaron los incentivos, no hubo diferencias entre los grupos. No hubo diferencias en los resultados de salud en ningún momento (peso, presión arterial, etc.).

El otro era un estudio de la “tecnología wearable (vestible o ponible)” Ambos grupos consiguieron consejo extenso y ayuda telefónica. Un grupo añadió la tecnoglogía portátil a los 6 meses y los grupos fueron seguidos durante un total de 2 años. Como de costumbre en estos tipos de estudios, la pérdida de peso promedio global fue modesta, pero el grupo de tecnología portátil no perdió tanto peso como el grupo de control (3,5 kg frente a 5,9 kg).

¿Por qué pasó esto? Uno de mis residentes de medicina familiar me dijo que él se permitirá comer más si sabía que había logrado un cierto número de pasos en un día. Sospecho que esto e historias similares impulsaron los resultados en estos estudios.

Los problemas de imagen más grande son dos. En primer lugar, más información a menudo no conduce a mejores resultados de salud. Otro ejemplo en esta categoría es el médico que sigue ordenando tomografías computarizadas, resonancias magnéticas y quimioterapia porque se siente incómodo con la incertidumbre y espera que más información proporcione más información de la que tiene actualmente. En segundo lugar, el problema de la obesidad en este país, y en otros lugares del mundo desarrollado, no son problemas para resolver los sistemas de salud. Son el resultado de la infraestructura y las actitudes de las poblaciones, cruzadas con incentivos locos como subsidiar los cultivos azucareros. Los médicos deben informar a los encargados de la formulación de políticas sobre las consecuencias para la salud que están viendo en sus consultorios. Corresponde a los políticos y al pueblo estadounidense hacer los cambios necesarios pero dolorosos para solucionar el problema.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s